Celestina, la tragicomedia

Sábado 10 de agosto

Hora de comienzo: 23:00 h · Conventual de San Benito

La Celestina posee un parentesco muy claro con el lenguaje grotesco y cruel que llevamos a escena en divinas palabras. Pero nuestra visión nos remite también al expresionismo más inquietante y, por instantes, queremos que esté presente el lenguaje onírico que nos impregnara el lorca más surrealista. los actores del equipo estable de atalaya son quienes darán vida a estos diversos lenguajes a través de una energía especialmente intensa que requiere esta obra.

La compañía
ATALAYA
AUTOR: Fernando de Rojas
VERSIÓN Y ADAPTACIÓN: Ricardo Iniesta

REPARTO
CELESTINA · Carmen Gallardo
CALIXTO / PLEBERIO · Raúl Vera
MELIBEA · Silvia Garzón
SEMPRONIO / CENTURIO · Manuel Asensio
PÁRMENO / SOSIA · Jeronimo Arenal
ELICIA / LUCRECIA · Lidia Mauduit
AREUSA / TRISTÁN / ALISA (en off) · María Sanz

 


La compañía

Atalaya se ha convertido en un referente inequívoco del teatro de investigación en toda España. Así lo han subrayado los críticos más prestigiosos y así lo señaló el jurado que le concedió el Premio Nacional de Teatro 2008 "por la creación de un espacio original de exhibición, producción, formación y reflexión teatral, resultado de una larga trayectoria profesional". A lo largo de sus casi tres décadas de trayectoria ha recorrido cerca de medio millar de ciudades de treinta y cuatro países de los cinco continentes, participando en 130 festivales internacionales y obteniendo una treintena de premios.

Atalaya acumula 30 premios en 30 años de trayectoria


El personaje femenino más importante de nuestro teatro

Celestina, la tragicomedia aborda la genial obra de Fernando de Rojas desde una interpretación grotesca y del teatro de la crueldad.

Los actores permanecen durante todo el espectáculo en escena, bien encarnando los personajes o bien configurando el ambiente escénico y sonoro. Destaca la riqueza de los coros que transportan al espectador al submundo de aquella época, pero que bien pudieran ser de nuestros días.

La crítica dijo...

"una celestina blasfema y libertaria a la que da vida Carmen Gallardo de manera excepcional"

EL MUNDO

El autor: Fernando de Rojas

La celestina se escribe durante el reinado de los Reyes católicos, en pleno cambio de época histórica, cuando la edad media da paso al Renacimiento con todas las transformaciones políticas, sociales y económicas que conlleva. Con esta obra se inicia el siglo de Oro, de hecho la tragicomedia –que contiene un añadido notable al texto de la comedia inicial- se publica a comienzos del siglo XVI. Se trata de la segunda obra literaria en importancia escrita en lengua castellana, tras el quijote, y por tanto la cumbre de nuestra literatura dramática. su influjo en el teatro europeo fue muy notable, así como en la novela en lengua castellana. Nunca antes se habían pintado hombres, acciones, tiempos y lugares con tanta fidelidad a la vida real como en la Tragicomedia.


La temática resulta rabiosamente actual

La obsesión por el dinero y el fracaso del individualismo exacerbado resultan tremendamente actuales. Celestina es el personaje femenino más fascinante de nuestra literatura. El humor, el erotismo y los conflictos de clases se dan cita en este apasionante texto que le viene a Atalaya como anillo al dedo.

La riqueza de imágenes que contiene el texto de Rojas resulta única en la literatura dramática de todos los tiempos. Al tiempo, sin estar escrito en verso, posee un ritmo y una riqueza de matices que no se encuentra en prosa alguna. En cuanto a la temática, ésta resulta rabiosamente actual.

La Celestina posee un parentesco muy claro con el lenguaje grotesco y cruel que llevamos a escena en Divinas palabras, pero nuestra visión nos remite también al expresionismo más inquietante y, por instantes, queremos que esté presente el lenguaje onírico que nos impregnara el Lorca más subrrealista. Los actores del equipo estable de Atalaya son quienes darán vida a estos diversos lenguajes a través de una energía especialmente intensa que requiere esta obra.

El universo sonoro nos remite al misterio, la perturbación y la magia de los cánticos eslavos y balcánicos, con retazos oníricos galaicos que nos transportan en el tiempo. Universales son vestuario y espacio escénico; bien nos puede evocar ancestros del final del medievo, pero también nos puede remitir a un contexto más actual. En definitiva nuestro objetivo es llegar a la memoria y los sentidos del espectador.

 

Notas de prensa