El médico de su honra

Martes 13 de agosto

Hora de comienzo: 23:00 h · Conventual de San Benito

El médico de su honra es una de las más apasionantes obras de Calderón. Cuenta la historia de don Gutierre, un hombre obsesionado con la sospecha del amor entre su esposa Mencía y el infante don Enrique, hermano del rey Pedro i de Castilla. Para que el supuesto adulterio no se haga público, don Gutierre decide ser el "médico de su honra" y llevar a cabo un diabólico plan.

La compañía
TEATRO DEL CORSARIO
AUTOR: Calderón de la Barca
VERSIÓN Y DIRECCIÓN: Jesús Peña

Reparto:
DOÑA MENCÍA · Verónica Ronda
DON GUTIERRE · Carlos Pinedo
REY PEDRO · Julio Lázaro
COQUÍN · Luis Miguel García
LEONOR · Rosa Manzano
DON ENRIQUE · Rubén Pérez
DON ARIAS · Borja Semprún
JACINTA · Teresa Lázaro
LUDOVICA · Teresa Lázaro

 

La compañía

La compañía Teatro Corsario cumple en 2012 treinta años de trayectoria sobre las tablas. A lo largo de este tiempo ha puesto en pie, bajo la batuta del que fue su histórico director, Fernando Urdiales, una veintena de obras de autores como Lope de Vega, Tirso de Molina, Shakespeare, Sófocles... y especialmente Calderón de la Barca. Transmitir con claridad y con austera belleza ha sido el objetivo del director Jesús Peña. Nada debe distraer al espectador de cuanto se expresa por boca de los actores y del significado de sus acciones. En definitiva, la compañía Teatro Corsario ha apostado por lo esencial.

Con este espectáculo, Teatro del Corsario celebra su 30 aniversario


La tragedia de las mujeres en un mundo de hombres

El médico de su honra es una de las más apasionantes obras de Calderón. Cuenta la historia de don Gutierre, un hombre obsesionado con la sospecha del amor entre su esposa Mencía y el infante don Enrique, hermano del rey Pedro I de Castilla. Para que el supuesto adulterio no se haga público, don Gutierre decide ser el "médico de su honra" y llevar a cabo un diabólico plan.

La crítica dijo...

"fuerza expresiva, acierto y rigor en una obra imprescindible"

LA TRIBUNA

El autor: Calderón de la Barca

Pedro Calderón de la Barca nace en Madrid en 1600 y muere en la misma ciudad en 1681. Alcanza a ver en su vida tres reinados: el de Felipe III, el de Felipe iv y el de Carlos II. aunque es posible que escribiera alguna obra en los últimos años de Felipe III, su madurez teatral coincide con el reinado de Felipe IV, con piezas teatrales memorables como El alcalde de Zalamea, La vida es sueño, El médico de su honra, La dama duende, El príncipe constante, sin que falten obras para palacio.

Pero a partir de 1651, tras su ordenación sacerdotal, su producción teatral profana para los corrales de comedias decrece, aunque sigue ejercitando su pluma en el teatro mitológico para palacio y en los autos sacramentales, y ésta es su labor en los años de vejez con el reinado de Carlos II.


Calderón somete a sus personajes a crueles pruebas

Escrita a mediados del siglo XVII, la obra es una tragedia de mujeres en un mundo dominado por los hombres. Aquí está la sangrienta receta para curar los celos; el asesinato premeditado y consentido por la autoridad; el reino del secreto, la doble moral y los valores inquebrantables. A partir de un tema desgraciadamente tan actual como la violencia machista, Calderón construye con mano maestra una historia asombrosa.

El autor introduce en un entorno cotidiano un elemento perturbador y no permite que nadie escape a las consecuencias. Somete a sus personajes a crueles pruebas y anota minuciosamente sus reacciones. En la casa de un matrimonio razonablemente feliz hace que, casualmente, aparezca el antiguo pretendiente de la esposa. Pongamos que el marido es un hombre extremadamente celoso y que una infinidad de detalles le llevan a desconfiar de su mujer. En ese entorno de valores tradicionales, un marido como don Gutierre podría emplear la violencia sin ningún escrúpulo, y es probable que la justicia de aquel tiempo le diera la razón. Pero resulta que el supuesto amante es nada menos que el hermano del rey, a quien debe lealtad. Así que don Gutierre lanza su rencor hacia su esposa. Cada razonamiento que hace sobre la conducta de ella le conduce al crimen. Calderón permite que los acontecimientos sigan su curso y no hace nada para detenerlos, aun sabiendo que al final está el abismo.

Notas de prensa